¿Cómo pintar las paredes interiores de una casa?

Publicado en por Guadalupe Querol

Con el paso del tiempo la pintura de las paredes de la vivienda se estropea, dando una imagen envejecida de la vivienda que puede ser fácilmente restaurada con una nueva pintura, que con un poco de habilidad y conocimientos básicos puede ser ejecutada por el propio dueño de casa, ahorrando un buen dinero.

La preparación de la pared

Estado previo de la pared

Dependiendo del estado previo de la pared, se deben seguir diferentes acciones a fin de preparar la habitación para pintar.

Si la pintura anterior se descascara con facilidad, conviene quitarla totalmente con una espátula. En caso que haya grietas, es fundamental cerrarlas antes de pintar.

Tapado de las grietas

Las grietas se deben tapar con masilla para pintores. Con una espátula se aplica a lo largo de la grieta, dejándolo lo más liso posible.

Una vez seca la masilla, hay que lijar la pared para dejar todo una superficie uniforma, quedando la superficie lista para pintar.

Comenzar con el trabajo de pintado de la casa

Pintar con orden

El modo correcto de iniciar los trabajos de pintura, es haciéndolo en primer lugar por los techos. La razón de esto es que es muy probable que al pintar el techo la pintura salpique hacia las paredes, lo que puede ser subsanado posteriormente al pintar éstas.

Lo mejor es pintar la primera mano con brocha, empezando por los rincones y las zonas en las que se repararon grietas.

Completando la pintura del techo

Después de pintar esas zonas, se le da con la brocha una mano completa. La segunda mano es mejor darla con un rodillo, de manera de dejar una superficie perfecta.

Dependiendo del color con el que se esté pintando, y de la base existente, puede hacer falta una tercera mano o no. Es importante dejar secar la pintura bien entre una mano y otra.

La pintura de las paredes

El siguiente paso es pintar las paredes. En este caso se debe seguir un procedimiento similar al del techo: primero los rincones, encima de los zócalos y en las grietas reparadas, completando luego la primera mano.

Una vez seca ésta se pinta la segunda mano, siempre desde arriba hacia abajo por si chorrea, que sea hacia zonas en las que aún no se pintó.

La pintura de la casa es una actividad que puede ser muy divertida, a la vez que permite ahorrar dinero, lo que es muy necesario en tiempos de crisis.

Cómo pintar la casa
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post